miércoles, 28 de enero de 2015

Zapatero a tus zapatos.

Dice Iñigo Errejón, respecto a la situación griega: "...de farol también se gana". Eso mismo parecen pensar algunos barones socialistas, que no paran de hablar y hablar. La mayoría de esos que dan la lengua, son considerados por los votantes socialistas como charlatanes que cada vez que abren la boca no solo sube el pan sino que se pierde un montón de votos. Luego pasa lo que pasa que montón a montón el PSOE se encuentra en uno de sus peores momentos históricos.
La salida a escena de Zapatero, Bono, García- Page, Pablo Iglesias Terron y Errejón dice bastante poco de todos y cada uno de los asistentes al encuentro. No por el hecho de reunirse sino por el secreto con el que se ha llevado el tema. El caso del secretario general de Castilla La Mancha es aún más innoble dada su condición de miembro de la ejecutiva federal del PSOE. El alcahuete fue una vez más Bono, recordemos que fue el que propicio el encuentro entre Felipe González y el ex-juez Baltasar Garzón. Lo de Zapatero siempre fue igual, es decir primero él, después él y para terminar él. No seria de extrañar que la filtración al grupo PRISA partiera del entorno del ex-presidente del gobierno, para promocionar su entrevista en la Cadena Ser otro medio de PRISA.
También dice mucho de la forma de ser de los dos miembros de Podemos y de sus silencio cómplice. A decir verdad en el caso del nuevo partido los presentes parecen ser dos miembros privilegiados de la nomenklatura del nuevo régimen que anhelan.
El mismo día de esa filtración al Huffington post, Zapatero utilizaba su entrevista en La Ser para ofrecer su apoyo incondicional y sin fisuras a la figura de Susana Díaz, Alabando su gestión al frente de Junta de Andalucía y llegando a calificarla de la única gestión a tener en cuenta en España, en estos momentos. Zapatero en su adulación por Susana Díaz  se olvido por completo que, en Asturias también gobiernan los socialistas. No cito ni una sola vez a Javier Fernandez, y cuando le preguntaron por Pedro Sánchez  todo lo que acertó a decir fue que era "perseverante". Ya se que no se le puede pedir peras al olmo pero no hubiera estado mal que el ex-presidente se hubiera acordado, también de los alcaldes socialistas que están repartidos por todo el territorio.
Los "jarrones chinos" tienen que estar a disposición de la dirección del partido y ayudar a conseguir los objetivos que se persiguen, o callarse.
Hace tiempo que vengo diciendo que los partidos tradicionales españoles no son los más adecuados para el sistema de primarias, los hechos relatados son la prueba. Las primarias es la preeminencia del cartel electoral sobre el partido y las primarias abiertas aún más.