viernes, 12 de diciembre de 2014

Mejor California que Florida.

Hace unos años, en los tiempos de la transición, los socialistas teníamos una discusión recurrente la de imaginar el futuro de nuestra región por el que queríamos luchar. Desgraciadamente sabíamos que el modelo económico e industrial de Asturias estaba o caducado en muchos aspectos o renqueante y a punto de pasar a la historia en los otros. Por otro lado hace unos 50 años que en Europa se habla y se discute sobre la división geográfica del trabajo. Esta discusión planteada por el propio capitalismo y basada, como no en la rentabilidad ya la ha resuelto el sistema con la globalización. Es más fácil cambiar todo un esquema económico que modificar la idea que la gente tiene de lo que hay que hacer. Si algo tiene este sistema es poder de transformación y facultad de adaptación a las circunstancias cambiantes del mundo.
La industrialización se inicio situando las factorías transformadoras, donde estaba la fuente de energía, es decir el carbón. Esta ubicación de la industria a pie de mina era la más adecuada, dada las malas condiciones de las comunicaciones.Ya en 1919 cuando se establecieron, en Francia las ocho horas de trabajo diario, las grandes empresas amenazaron con "deslocalizar" las factorías. Su idea era instalarlas en las colonias, donde la mano de obra era más barata. Como se puede ver escasas novedades en las actitudes del capitalismo.
 
                                                Lo necesario y lo urgente.
En Asturias y muy concretamente en la comarca de Avilés, tenemos tareas urgentes y tareas necesarias para garantizar que el futuro de nuestros descendiente sea por lo menos igual al que hemos disfrutado nosotros, antes de la crisis. Lo urgente es implicarnos todos en salvar los puestos de trabajo que están en entredicho en la industria pesada. Esto significa presionar al gobierno central para que se encuentre una solución estable y duradera para el calculo del costo a pagar por las empresas por la energía que necesitan para su proceso de producción. Garantizar el futuro de las multinacionales significa también dejar de poner trabas al necesario desarrollo de las infraestructuras  que la actividad industrial precisa. Esto es facilitar el desarrollo del puerto y sus accesos. Las nuevas tecnologías y  el desarrollo de los materiales hace que estas infraestructuras se puedan acometer sin causar ninguna agresión medioambiental. También es urgente advertir a las industrias multinacionales que la innovación y la modernización son elementos esenciales a la hora de recibir colaboración publica o ventajas del tipo que sean. La modernización del proceso productivo es una necesidad ineludible, como la seguridad o el mantenimiento de las instalaciones.
Lo necesario es saber que tenemos que aprovechar nuestras cualidades y nuestras ventajas que las tenemos y bastantes y dejar de gastar fuerzas en batallas que nunca ganaremos a menos que sacrifiquemos nuestra forma de vida y nuestra forma de ser. tenemos que competir en calidad de producto no en costo salarial.
La industria tiene que ser uno de los pilares de nuestra economía, no podemos pasar el "tiempo mirando al cielo" para ver si tenemos sol en verano y nieve en invierno. Necesitamos un sector industrial y tenemos la cultura para ello, pero una industria del siglo XXI, ni del XIX ni del XX. No merece la pena producir raíles para el Ave o chapa gruesa para hacer barcos tenemos que optar a producir aceros especiales y otros materiales punteros que nos garanticen valor añadido "in situ" con una industria de transformación moderna.
Florida no pero tampoco Ucrania, California.