miércoles, 28 de julio de 2010

Con los toros hemos topado.


El parlamento catalán prohibió, en su territorio las corridas de toros., Canarias ya lo había hecho en 2009 y nadie levanto la voz. Ahora es diferente, se trata de Cataluña y seguro que los salva patrias van ha hacerse oír. Yo personalmente estoy contra la utilización de animales en espectáculos y esto va desde los toros hasta los delfines, los loros, los camellos, en cabalgatas y los loros que echan las cartas. Alguno de los argumentos, que utilizan los defensores de las corridas tienen poco recorrido cuando se para uno a pensar. El impacto económico, no puede nunca ser utilizado para justificar lo injustificable, la prostitución, el tráfico de drogas, la trata de blancas, el furtivismo, el contrabando tienen efectos económicos y no por eso hay que legalizarlos.
Otro argumento, es el peligro que las dehesas de Andalucía, Extremadura y Salamanca se van a transformar en urbanizaciones y campos de golf, si se prohíben las corridas pues eso supondría la desaparición del toro de lidia. Este argumento tiene su mala hostia, si se tiene en cuanta que los ecologistas son los que primero han empezado esta guerra. Habría que verlo, igual habría que repensar la cría extensiva no para la “fiesta” y reconvertirla para el consumo. Cada vez somos más exigentes con lo que comemos y seguro que los bovinos ciados en libertad y de forma natural, tendrían una salida comercial importante y comeríamos carne de primera.
Otro argumento es la tradición que decir de las cantidades de tradiciones que hemos dejado por el camino, porque no respondían a los cánones actuales. Citemos simplemente la esclavitud, el ponerse de negro cuando, se moría algún próximo o el saludar a la pareja de la Guardia Civil.

1 comentario:

Fernando del Busto dijo...

Yo estoy en contra de la prohibición. No me gustan los toros y no voy. Y ya está. Pero no se me ocurre ir prohibiendo por ahí. Además, existe un riesgo cierto de que desaparezca un animal y un ecosistemo, puesto que hoy por hoy el toro bravo sólo vive en cautividad. y para las corridas.