miércoles, 10 de marzo de 2010

Se acabo el anonimato.

Siguiendo los consejos que he recibido y dado las circunstancias me veo obligado a no permitir los comentarios de gente anónima. Lamento tener que tomar esta decisión pero no puedo aceptar que después de tantos esfuerzos por traer las libertades a este país alguno se aprovechen de ellas para amenazar. Gracias por prestarme atención.

4 comentarios:

Dry Martini dijo...

acabo de flipar con lo que ha dado el post anterior. qué mal se toman algunos ciertas cosas!

Manuel Colero dijo...

Ya ves.

Alicia dijo...

Alucinante Colero, alucinante............

Fernando del Busto dijo...

Ánimo, Manuel, para un demócrata como tú debe ser un trago amargo tomar esta decisión. Todos tenemos que aguantar los anónimos. Lo que yo hago de forma mayoritaria es ignorarlos. Procuro hablar a la gente cara a cara.Las máscaras para los bailes de Carnaval.